El Sudario de Turín y sus secretos

Investigadores de Italia y del Reino Unido han llevado a cabo varios ensayos para estudiar la Sábana Santa en la que, según los cristianos, fue envuelto Cristo tras su muerte. Han descubierto que las manchas en el Sudario de Turín no pueden ser las huellas de un cuerpo envuelto.

El Sudario de Turín es una sábana de cuatro metros de largo en la cual, según se supone, fue envuelto Cristo después de ser crucificado. Es una de las reliquias más controvertidas en el mundo cristiano, porque muchos no creen que contenga manchas auténticas de la sangre de Cristo.

El relicario San Nicolás de Bari en Italia (imagen referencial). Sputnik / Serguey Pyatakov
El relicario San Nicolás de Bari en Italia (imagen referencial). Sputnik / Serguey Pyatakov

Se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre el Santo Sudario. La más reciente fue publicada en la revista Journal of Forensic Scientists.

El médico forense y antropólogo británico Matteo Borrini y el especialista en química Luigi Garlaschelli afirman que, según su estudio, las manchas en la tela no pudieron haber sido producidas por un cuerpo envuelto en ella.

En los ensayos tomó parte un voluntario, al cual los investigadores fijaron tubos con sangre humana y un edulcorante artificial, simulando las heridas en el cuerpo, manos y pies de Cristo. Así observaron cómo goteaba la sangre cuando el voluntario estaba de pie, tumbado, sentado, con los brazos cruzados, etc. Con mayor atención pusieron el foco incluso en los chorros en los dorsos de las manos y el pecho.

Los científicos trataron de descubrir inicialmente la posición en la que fue colgado Jesús. No obstante, los resultados revelaron algo diferente. Las manchas en la sábana ponen de relieve que la sangre de las manos corrió en un ángulo de 45 grados, algo que no es posible para un cuerpo tumbado, según aseveran los expertos.

“El ángulo entre cuerpo y hombro debe ser de entre 80 y 100 grados para que los chorros de sangre goteen de muñeca a codo y a la parte externa de antebrazo, como se ve en el Santo Sudario”, aseveran los investigadores.

El Santo Sepulcro en Jerusalén
Revelan la antigüedad exacta de la tumba de Jesucristo REUTERS / Sebastian Scheiner

La sangre de la herida en el pecho chorreaba en la misma parte de tela donde hay una mancha en el Sudario de Turín, si bien no formaba una mancha completa, sino solo líneas de sangre. Ni siquiera fueron capaces de recrear una de las manchas en la reliquia.

“Suponiendo que las manchas en el Sudario de Turín sean las huellas de sangre de las heridas infligidas a Cristo tras la crucifixión, hemos descubierto a través de experimentos que la supuesta corriente de los chorros de sangre no coincide con estas manchas. Incluso si aceptamos la posibilidad de situaciones diversas cuando sangraba Cristo (por ejemplo, después de trasladar el cuerpo o después de la muerte), no solo no están documentadas [estas situaciones], sino que tampoco explicarían las manchas”.

Por primera vez, la reliquia fue hallada en Francia en 1353. En 1898 se descubrió que en la tela estaba dibujado un rostro humano. Al final del siglo XX, los científicos empezaron a analizar la reliquia con el uso de nuevas tecnologías.

Los resultados de la datación con carbono de 1988 señalaron que la tela fue creada en 1275-1381. Sin embargo, se creía que la reliquia se había visto afectada durante el incendio de 1532, lo cual refutaba los datos recabados.

 ¿Cuál es la evidencia histórica de que Jesucristo vivió y murió?

En 2013 se detectó que la tela pertenecía al año 33 a. C. con una margen de error de 250 años. No obstante, estos datos no son suficientes para que el Sudario de Turín sea clasificado por el Vaticano como reliquia cristiana. La búsqueda de respuestas científicas y el inmenso significado religioso de la tela continúan en el aire.

Un comentario sobre “El Sudario de Turín y sus secretos

  • el 20 julio, 2018 a las 5:12 am
    Permalink

    antepasados vivieron en cuba y siempre he tenido un amor grande para esta nacion

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *