El “martillo de Thor” sirve para presidir la Asamblea General

Pese a una apariencia no demasiado pacífica, que recuerda a la época de los vikingos, el “martillo de Thor”, usado por el presidente de la Asamblea General en su quehacer diario, ha perdurado durante décadas para conciliar el orden y la paz mundiales, aunque no ha estado exento de diversos contratiempos.

Quien alguna vez ha seguido las reuniones de la Asamblea General seguro que se ha dado cuenta de que el presidente del máximo órgano deliberativo de la ONU usa un martillo de aspecto inusual. Para entender el motivo por el cual esta maza posee esta inusitada forma nos tenemos que remontar… al año 930 en Islandia.

El país nórdico convocó ese año por primera vez un Althing, el “abuelo” de los parlamentos modernos, convirtiendo a Islandia en lo que se cree la democracia más antigua del mundo.

Por ese motivo, a mediados del siglo XX, Islandia pensó que era buena idea que la persona encargada de presidir el “parlamento mundial” -la ONU- debería estar “armada” con un auténtico martillo islandés y decidió obsequiar uno a la organización internacional.

El mazo del presidente es un elemento indispensable y multifuncional de las reuniones oficiales de la Asamblea General. Anuncia el inicio y el fin de las sesiones, sirve para aprobar el orden del día, la elección de cargos y la adopción de resoluciones, e incluso para solicitar silencio en el salón.

A diferencia de las salas de conferencias de la ONU donde se usa un pequeño martillo de madera de medidas estándar, la maza de la Asamblea General es una enorme pieza tallada de color pardo.

El exrepresentante permanente de Islandia ante las Naciones Unidas, Hjálmar W. Hannesson, rememora la primera entrega del martillo al presidente de la Asamblea.

“Coincidió con la inauguración de la sede de la ONU a orillas del East River en Nueva York el año 1952. El primer representante permanente de nuestro país ante la organización, Thor Thors, le regaló el martillo al presidente de la Asamblea. Desde entonces, el obsequio recibe el apodo de “martillo de Thor”, lo que representa un juego de palabras, ya que Thor es el dios del trueno en la mitología nórdica.

La maza se usó continuamente durante ocho años, hasta que …

“El 12 de octubre de 1960, el martillo ocupó todas las portadas del mundo, ¡porque se rompió! Para ser más precisos, lo quebró el presidente de la Asamblea por aquel entonces, el irlandés Frederick Boland cuando intentaba calmar al líder soviético Nikita Jruschov y evitar que golpeara su zapato contra la mesa. Había un ruido increíble en el auditorio y Boland golpeó el escritorio con su martillo para imponer silencio, pero lo rompió.”

Tras el incidente, muchas delegaciones se solidarizaron con Boland y le enviaron decenas de mazos, según recogieron las informaciones de prensa de esa época. Aun así, la ONU pidió a Islandia que fabricara una copia exacta del martillo roto. A diferencia del mazo original, la copia ha aguantado el uso durante casi medio siglo.

Pero este no es el final de la historia como explica Hannesson.

En 2005 el martillo desapareció en extrañas circunstancias. “Un alto funcionario de las Naciones Unidas nos informó sobre la pérdida, e inmediatamente le pedimos a Islandia que hiciera una segunda copia. Esta vez, el encargo recayó en una de las talladoras más famosas del país, Sigridur Kristjansdottir”.

Vistos los incidentes previos, el gobierno islandés pidió a la artista que diseñara un mazo muy sólido.  Kristjansdottir eligió la madera de peral como material base para su construcción. Solo el tiempo podrá decidir si fue la elección correcta. Mientras, Hannesson añade detalles sobre su confección.

“El martillo tiene una pequeña placa donde se puede leer una corta inscripción en islandés y latín que contiene un pasaje de las sagas (historias épicas) del siglo X. En esa época, nos convertimos al cristianismo, lo que contribuyó a finalizar los conflictos internos y la unificación del país. Uno de los líderes de esa época dijo que: ‘Las sociedades han de fundarse sobre la base de las leyes’ y esta es la frase que ahora engalana nuestro martillo”.

Una buena elección para recordar lo lejos que hemos llegado desde los tiempos en que el martillo era una simple estaca utilizada por el líder de la tribu para disciplinar a sus paisanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *