Menú

El Foro de Sao Paulo vuelve a La Habana

El Foro de Sao Paulo vuelve a La Habana

La situación actual de América Latina debemos analizarla como un sistema, con diferentes procesos y protagonistas implicados. Hay un fenómeno madre, por así decirlo, que es la restauración conservadora: el regreso de la derecha a la ofensiva política y a la reconquista de puestos claves, para lograr esto, se debe sepultar toda posibilidad de retorno para la izquierda y eso explica la arremetida contra los líderes progresistas. La cuenta es clara, mientras exista Lula, Cristina o Correa, por solo citar tres ejemplos, está viva esa posibilidad de retorno. ¿Cómo implicarlos? ¿Cómo mancharlos si no hubo corrupción y sí gestiones muy exitosas? Pues ahí están los medios para resolver ese problema, para fijar ideas y matrices falsas en una opinión pública pasiva que no tiene entre sus intereses buscar la verdad y se deja manipular con cierta complicidad, y están los jueces y fiscales corruptos para echarle leña a esas acusaciones; han escogido la corrupción como bandera porque es un tema sensible en América Latina, ha sido una de las grandes practicas de la derecha, y si acusas a la izquierda de lo mismo, el mensaje es que nunca constituyeron esa alternativa que dijeron ser, fíjense la trampa y como está pensado.
Pero bien, hay otro elemento a destacar, el avance de la derecha se debe en buena medida a que identificaron muy bien los errores cometidos por la contraparte, por esos gobiernos progresistas y populares, errores tácticos, porque dejaron el poder económico y judicial en manos de los enemigos, errores en materia ideológica y comunicacional, no se entiende por ejemplo, como dijo Dilma, que esos más de 30 millones que Lula y ella sacaron de la pobreza, le agradezcan ese avance en primer lugar a la familia y al esfuerzo propio, y que en el último lugar de esa larga lista estén los dos gobiernos de PT, ahí falló algo. Otra brecha fue la unidad, otro ejemplo, en materia electoral, el mayor daño a los líder de izquierda provino de la propia izquierda.
Y quizás algunos se pregunten, bueno ¿por qué reiterar elementos y reflexiones que ya son conocidas? Pues el objetivo es caer en la actual adición del Foro de Sao Paulo que se inauguró hace pocas horas en La Habana y en su importancia evidente. En medio de la lucha, hay que establecer un diálogo, un espacio y tiempo para la reflexión necesaria, para sacar cuentas y hacer balances de la situación, se deben focalizar los errores, preguntarse ¿qué y por qué pasó? Hay que dialogar y volver a tender esos puentes que en determinados momentos se rompieron, y algo muy importante, buscar estrategias comunes a un problema común; la restauración conservadora es un fenómeno a nivel latinoamericano, por lo tanto, la respuesta tiene que ser regional. La izquierda ha entendido para bien, que es un efecto en cadena, que comienza por lo más débiles para luego seguir contra procesos más fuertes. Que mantener un triunfo en un país determinado es más firme si tiene apoyo en sus vecinos. ¿Por quien comenzó todo? Por la débil Honduras hasta llegar al poderoso Brasil, al aparentemente fuerte liderazgo del PT con Lula y Dilma a la cabeza; y otra pregunta interesante ¿Contra quienes no han podido? Contra los procesos más profundos, eso es un detalle muy interesante, aleccionador y digno de analizar.
Siempre hemos dicho que existe una gran diferencia en el terreno, la izquierda, a pesar de todos los pesares, tiene una obra social indiscutible que presentar, la izquierda, a pesar de su retorno, no tiene nada nuevo que ofrecer. Eso es una base firme para la revancha de la izquierda, más aún cuando tantos pilares se mantienen en pie, pero para lograrlo hay que unirse, y eso implica escucharse y entenderse. Por ese camino da sus pasos ese Foro que vuelve otra vez a esa Cuba siempre inspiradora.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *