El Cigala: “La Habana significa más emoción cada vez que vengo”

En agosto de 2015, en Los Ángeles, Estados Unidos, El Cigala tuvo que darle un puntapié tras el escenario a Diego Ramón Jiménez Salazar, ese que también es. Le habían avisado de la muerte de Amparo Fernández, su esposa, representante e inspiradora.

El Cigala, personaje díscolo y desalmidonado, debió secarse un par de lágrimas negras y dar el show de su vida para homenajear a quien siempre sostuvo su carrera. El influjo de Amparo sobre la obra del cantaor español – nacionalizado dominicano– fue tal, que su reciente éxito es la concreción de una idea de aquella musa.

Indestructible recorre la historia de lo que se ha llamado internacionalmente música salsa, desde sus raíces en la rumba y el son cubano, hasta su diseminación por Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. El disco está nominado a los Grammy en la categoría Mejor Álbum Tropical, y su realización fue documentada en el largometraje Indestructible. El alma de la salsa (2017).

Diego El Cigala llegó a La Habana para estrenarlo en el 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Parece un patriarca gitano, al que la noche capitalina no logra echar por tierra, aunque casi.

“Llevé adelante el proyecto, en un momento en el que puede pensarse que la salsa no goza de muy buena salud. Ha sido un trabajo largo, laborioso, pero no ha parado de gustar. También fue un homenaje a Amparo, tenía un deuda con ella, personalmente”, dice.

El Cigala durante una conferencia de prensa en el Hotel Nacional de Cuba. Foto: Raúl Medina/Cubahora
El Cigala durante una conferencia de prensa en el Hotel Nacional de Cuba. Foto: Raúl Medina/Cubahora

El artista nacido en Madrid, quien logró la fama por interpretar temas en flamenco, son, tango, bolero y el jazz afrocaribeño, añade: “Es una obra donde hay mucha verdad, mucho amor por la música”.

Dirigido por David Pareja, el audiovisual navega por la genealogía de la salsa, todavía no del todo clara, ni exenta de polémica. El realizador español, quien se graduó de la EICTV cubana, recuerda:

“Decidimos acompañarlo en su viaje, propiciado por un sentimiento muy íntimo, y filmamos en todos los países donde el género se escucha: él estuvo en Colombia, Estados Unidos, Puerto Rico… Y aquí, por supuesto, donde está la raíz de todo. El documental maneja el concepto de que no hay salsa sin música cubana, aunque los puertorriqueños de Nueva York aporten y empiecen a usar esa palabra”.

Jesús Puente, uno de los productores ejecutivos del documental, explica que tardaron casi dos años en concluirlo. “El reto fue estar a la altura de todos esos maestros, y Diego logró que lo aceptaran”.

Leyendas como Los Muñequitos de Matanzas, Oscar de León, Gonzalo Rubalcaba, la Fania All Stars, y La Sonora Ponceña, entre otras, participaron en el CD y la película.

“Va a hacer historia, porque reunió a muchas estrellas de la salsa, algunos muy ancianos”, cree Jesús Puente.

De acuerdo con El Cigala, esta sonoridad nunca morirá: “Es de verdad, muy del barrio, muy de la tierra, del pueblo. Significa muchísimo en América”.

Estima que para mantener vital el flamenco, debe continuar haciéndolo, incluso desde la salsa. Para Diego ambas músicas son estilos de vida, asuntos del alma.

“Lo mejor de Indestructible fue poder disfrutar esos temas, dando honestidad, porque cantar no puede resultar aburrido, ni estresante, ni pesao. Con cada uno me venía una inspiración diferente. Se nota en el disco, se ve en el documental, yo me la gozo cada vez que salgo en directo”.

Lo integran canciones como Moreno soyConversación en tiempo de BoleroCómo fue –estos dos últimos junto a Gonzalo Rubalcaba–, El paso de Encarnación –con Oscar de León–, Periódico de ayerSe nos rompió el amorFiesta para Bebo –acompañado de Los Muñequitos de Matanzas–, entre otras.

No fue la primera vez que se acercó a Cuba. En 2003 lanzó el CD Lágrimas Negras, junto a Bebo Valdés, y son frecuentes sus colaboraciones con artistas de la Isla.

A la diva Omara Portuondo, compañera de escenarios y extenuantes giras, le profesa una particular devoción: “Con esa plenitud, tanta vivencia a sus 87, y cantar como lo hace. Las giras con ella son ratos de aprender y aprender. Ojalá puedo llegar yo también a esa edad, y cantar así”.

El Cigala: “La Habana significa más emoción cada vez que vengo". Foto: Raúl Medina/Cubahora
El Cigala: “La Habana significa más emoción cada vez que vengo”. Foto: Raúl Medina/Cubahora

“La Habana significa más emoción cada vez que vengo. Es bello que me paren en la calle y digan: Diego, cuanto te queremos y cuanto amamos tu música. Aquí hay soneros, trovadores, la rumba, y si mezclas todo eso seguro te va a salir un coctel magnífico”.

El Cigala, además de un intérprete extraordinario, es un melómano que disfruta los procesos mediante los cuales construye esos preciosos artilugios musicales.

“Estuve tanto tiempo soñando con ese viaje… Me sentí como en casa, con mucha naturalidad. Logramos gran afinación en el disco, nos hemos matao, para que los arreglos musicales, tanto los de los metales como el piano, resultaran novedosos”.

No revela su próximo itinerario melódico. Por ahora solo piensa en que Indestructible conquiste el mundo entero.

“Me van llegando las cosas sin forzar, así es en la música, vienen las ideas y debes estar dispuesto a alimentar tu alma de sabiduría”.

El Cigala, además de un intérprete extraordinario, es un melómano que disfruta los procesos mediante los cuales construye esos preciosos artilugios musicales. Foto: Raúl Medina/Cubahora
El Cigala, además de un intérprete extraordinario, es un melómano que disfruta los procesos mediante los cuales construye esos preciosos artilugios musicales. Foto: Raúl Medina/Cubahora

(Tomado de Cubahora)

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *