Menú

El bloqueo ha lastrado la vida de los cubanos

El bloqueo ha lastrado la vida de los cubanos

Hay dos certezas que siempre habría que manejar cuando analizamos la realidad cubana contemporánea.  Una de ellas es que somos una pequeña isla, de poco más de 11 millones de habitantes, sin abundantes recursos naturales como petróleo, gas, oro u otros minerales.  La otra certeza es que por más de medio siglo el desarrollo económico y social ha estado marcado por el bloqueo de Estados Unidos, el país más industrializado del mundo y el tercero más poblado con más de 320 millones de habitantes.

Para sobrevivir a estas dos condiciones, los cubanos no solo hemos sido creativos e incansables luchadores. También hemos sido valientes, en la búsqueda de alternativas para hacerle frente a la gran carga de leyes, prohibiciones de todo tipo y persecuciones que el bloqueo implica.

Las ataduras comerciales le han costado y le siguen costando mucho a esta nación que eligió un camino propio, soberano

Subvertir las barreras, las ataduras comerciales le han costado y le siguen costando mucho a esta nación que eligió un camino propio, soberano, alejado de cualquier dominación o injerencia.  Con imperfecciones, es probable.  Con fenómenos como el de la apatía, el descontrol y la burocracia, es muy cierto.

Pero decididos a defender un camino auténtico a prueba de esa agresión política y económica, la más larga de toda la historia contra una nación.  Los propios estadounidenses y muchos cubanos que viven en el exterior (otros no, siempre habrá quien alimente el odio y el rencor) desean prosperidad para esta tierra, que se elimine el cerco comercial porque supondría que muchas compañías norteamericanas pudieran realizar inversiones en Cuba; que productos como el tabaco, el ron, el azúcar o los provenientes de la biotecnología se importaran a los Estados Unidos; o que los ciudadanos de ese vecino país pudieran viajar libremente con fines turísticos a nuestra isla.

Medidas que tendrían un impacto positivo directo en la economía.  Pero con sanciones y condenas soberbias a quienes intercambian mercancías y otros servicios con Cuba o con la prohibición de exportaciones directas de productos estadounidenses a empresas cubanas; nos siguen cortando las posibilidades de desarrollo en todas las esferas.

Nadie lo dude. Ni piense a estas alturas que el bloqueo es la justificación para otros problemas funcionales de nuestra economía que tenemos que resolver.

¿Por qué Cuba precisa buscar en terceros países, fármacos, reactivos y equipos necesarios para la atención de seres humanos afectados por distintas causas?

Lo que cada día parece estar más claro es el creciente rechazo a esta política frustrada y frustrante, que ha intentado ahogarnos por hambre.

Y para quien no lo crea aún, ¿Por qué Cuba precisa buscar en terceros países, fármacos, reactivos y equipos necesarios para la atención de seres humanos afectados por distintas causas?¿Por qué tienen que pagar los niños cubanos enfermos? O es que el dolor no es el mismo en cualquier latitud, bajo cualquier sistema social De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, el bloqueo acumula daños en ese sector tan sensible para los cubanos por más de 30 mil millones de dólares.

Son sobrecogedores los ejemplos de cómo impacta este cerco vigente durante casi seis décadas en la prestación de servicios de salud, por solo citar un ejemplo. Recientemente, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció que Estados Unidos circuló ocho enmiendas a la resolución cubana contra el bloqueo de ese país que se votará el miércoles próximo.

¿Cómo impacta el bloqueo en nuestras vidas?

Otro elemento, para recrudecer el bloqueo impulsado por la actual administración norteamericana, pese a sus detractores dentro y fuera de Cuba ¿Cómo impacta el bloqueo en nuestras vidas? Usted lo sabe y lo siente. El cine, la televisión y otras artes lo han reflejado.

Pero faltan con frecuencia esas historias personalísimas en series y dramatizados, esas que dan muestra de la verdadera tragedia que puede esconderse detrás de la negativa de un científico a intercambiar con colegas de Estados Unidos sobre sus hallazgos para una posible vacuna contra el cáncer.

Falta contarle a nuestros hijos con más argumentos el por qué de esa política equivocada e ilegal que es la expresión más clara de que teniéndonos tan cerca, siendo tan admirados por sus propios ciudadanos y por los países que nos apoyan en la ONU, siga el gobierno más poderoso del mundo fracasando ante el concierto de naciones por una pequeñita isla que cabría casi 90 000 veces en el territorio de la superpotencia americana.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *