Menú

EE.UU. es el responsable de la situación que vive Centroamérica

EE.UU. es el responsable de la situación que vive Centroamérica

Los medios continúan informando sobre una nueva caravana de migrantes, integrada por al menos 150 ciudadanos de El Salvador. Según resaltan partió el domingo último con destino a Estados Unidos y se unirán a los más de 4 mil centroamericanos que han partido en diferentes fechas desde Guatemala, Honduras y El Salvador.

Pese a las continuas amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de no permitir el acceso a personas que intenten ingresar ilegalmente al país, la caravana crece y avanza. La mayoría de las televisoras muestran declaraciones de personas que aseguran haberse unido a la caravana para escapar del acecho de la violencia y la falta de empleo.

Estados Unidos es el máximo responsable de la situación de los pueblos de Centroamérica

Pero a ninguno de los grandes medios se les ocurre atribuir la causa de ese éxodo a las grandes transnacionales que llenaron de maquilas los países del llamado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras). Y luego se fueron porque ya no les resultaba conveniente.

Tampoco se les ocurre pensar que en esta era de globalización neoliberal y de internet también se globalizan las imágenes de ese país ideal que resulta Estados Unidos en la promoción de su American Way of Live.

Ese sueño que lo es también para millones de norteamericanos sin asistencia médica, sin techo, los llamados homeless que duermen en las propias calles de Washington DC., la capital del todopoderoso imperio. Trump la llama la “invasión” de migrantes sin asumir la responsabilidad de Estados Unidos en el estado de pobreza, crisis social y violencia que enfrentan, arrasados por décadas de guerra sucia y neoliberalismo alentados por Washington.

Usted se preguntará ¿Pero es Estados Unidos también el responsable de los males de Centroamérica? Y yo le diría en gran medida Sí. Aquí le recomiendo el libro de Eduardo Galeano, titulado las Venas Abiertas de América Latina donde hay dos ensayos que hablan de la historia de la región.

EE.UU. tiene una larga lista de intervenciones y apoyo a dictaduras

Uno titulado ¨¿Quién desató la violencia en Guatemala?¨, y otro ¨La varita mágica del mercado mundial despierta Centroamérica¨.  Vale la pena leerlos pues hay que ir a la historia para entender el presente.  Les adelanto brevemente los orígenes de la violencia en esta región.  Cuando Juan José Arévalo, elegido presidente de Guatemala, puso en marcha un plan de educación y dictó un nuevo Código del trabajo para proteger a los obreros del campo y la ciudad.  Entonces la United Fruit Co., dueña de vastas tierras dejó de ser omnipotente.

En 1951, en su discurso de despedida, Arévalo reveló que había debido sortear 32 conspiraciones financiadas por esa empresa. El gobierno de Jacobo Arbenz profundizó el ciclo de reformas. ¿ Qué pasó? El coronel Castillo Armas, graduado en Fort Levenwerz, Kansas, abatió sobre su propio país las tropas entrenadas y pertrechadas, en los Estados Unidos.

La derecha exterminó a los dirigentes de izquierda

La caída de Arbenz marcó a fuego la historia posterior del país. Varias dictaduras sucedieron a la intervención extranjera.  Según el National Catholic Reporter, en enero de 1968: los grupos terroristas de la derecha asesinaron a más de 2 800 intelectuales, estudiantes, dirigentes sindicales y campesinos.

La represión era parte de la campaña militar de «cerco y aniquilamiento» contra movimientos guerrilleros.  Los terratenientes fueron legalmente equiparados a la calidad de autoridades locales, con derecho a portar armas y formar cuerpos represivos. Después no ha cesado la violencia en la región.

El golpe de estado contra Manuel Zelaya fue el principio de la arremetida de la derecha regional

Al punto que, seguro recordarán, en el 2009, cuando Honduras fue impactada por el golpe militar que dio inicio a la contraofensiva norteamericana en América Latina para restablecer su hegemonía en la región. Cuando los ciudadanos creían que podrían refrendar en las urnas el proyecto de Zelaya de reformar la Constitución, amanecían con la noticia de que la Casa Presidencial había sido tomada por cientos de soldados y el presidente constitucional había sido sacado a golpes de su casa por los militares. Lo golpearon a él y a su seguridad, pero también le dieron un golpe a la democracia. Y con ello aumentaron un grado más en el punto rojo que marca la violencia en Centroamérica.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *