Edgar Allan Poe: 10 citas del genio del terror

Edgar Allan Poe fue un poeta, narrador y crítico estadounidense, uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. Nació en Boston el 19 de enero de 1809 y murió en Baltimore en 1849.

La imagen de Edgar Allan Poe como mórbido cultivador de la literatura de terror ha entorpecido en ocasiones la justa apreciación de su trascendencia literaria.

Ciertamente fue el gran maestro del género, e inauguró además el relato policial y la ciencia ficción; pero, sobre todo, revalorizó y revitalizó el cuento tanto desde sus escritos teóricos como en su praxis literaria, demostrando que su potencial expresivo nada tenía que envidiar a la novela y otorgando al relato breve la dignidad y el prestigio que modernamente posee.

La calidad de la producción literaria de Edgar Allan Poe ha oscurecido en parte su faceta de teórico de la literatura; en obras como Fundamento del verso (1843), La filosofía de la composición (1846) y El principio poético (1850), expuso ideas singulares y novedosas sobre los géneros literarios y el proceso de creación.

En este último terreno se apartó por completo del concepto romántico de inspiración al abogar por una escritura reflexiva, meditada y perfectamente consciente de las técnicas expresivas, que habían de encauzarse en dirección al efecto deseado. Tales ideas tendrían gran predicamento entre la crítica antirromántica.

Respecto a los géneros, Edgar Allan Poe sostuvo que la máxima expresión literaria es la poesía, y a ella dedicó sus mayores esfuerzos.

Sus poemas no fueron bien recibidos entre la crítica estadounidense, que los juzgó excesivamente artificiosos, pero, a partir de los estudios de Mallarmé, los europeos vieron en Edgar Allan Poe a un modélico precursor del simbolismo.

La apreciación es justa si no se olvidan los motivos románticos que, a pesar a su poética, lastraron todavía sus versos.

Diez frases de Edgar Allan Poe:

1. El límite de la locura
“Cuando un loco parece completamente sensato, es ya el momento de ponerle la camisa de fuerza.”

2. Invita a la muerte a una copa
“A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa.”

3. Soñando de día
“Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.”

4. Las claves de la felicidad
“Las cuatro condiciones para la felicidad: el amor de una mujer, la vida al aire libre, la ausencia de toda ambición y la creación de una belleza nueva.”

5. ¿Locura o inteligencia sublime?
“La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia.”

6. Sin fe en la perfección humana
“No tengo fe en la perfección humana. El hombre es ahora más activo, no más feliz, ni más inteligente, de lo que lo fuera hace 6000 años.”

7. El amor de un animal
“Hay algo en el generoso y abnegado amor de un animal que llega directamente al corazón de aquel que, con frecuencia, ha probado la falsa amistad y la frágil fidelidad del hombre.”

8. La mejor forma de olvidar
“Si quieres olvidar algo en el acto, haz una nota poniendo que hay que acordarse de eso.”

9. Hacer el mal por curiosidad
“¿Quién no se ha sorprendido a sí mismo cien veces cometiendo una acción estúpida o vil, por la única razón de que no debe cometerla?”

10. Muere por tu libertad
“El único medio de conservar el hombre su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella.”

(Tomado de Panorama)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *