¿ Avanza el diálogo para la paz en Venezuela?

Por Anisley Torres

¿Acuerdo o preacuerdo? La pregunta que surgió después de finalizada este miércoles otra ronda de diálogo  para la paz en Venezuela en la capital dominicana entre los dos antagonistas políticos venezolanos.

El chavismo dice que se llegó al entendimiento suficiente como para ya tener un borrador que firmar y la oposición desmiente tal cosa, y aunque reconoce avances, niega la existencia de papel firmado.

Sale al paso el mediador del país anfitrión, el presidente Danilo Medina, para tender puentes y dice que sí hubo rúbrica pero de un «acta» que recoge los mínimos de consenso alcanzados hasta el momento.

El hecho de que ni en cuestiones técnicas puedan ponerse de acuerdo: acuerdo,preacuerdo, acta, deja estrechísimo margen a una solución feliz para este entuerto.

Mucho más ahora, que el nudo está en el asunto electoral, y el resto de los puntos, aunque nadie me lo confirme, estoy segura han sido relegados.

Los opositores necesitan tiempo, después de que justamente pidieron tantas veces en el pasado presidenciales por adelantado.
Y no solo tiempo para reorganizarse, trazarse estrategias de campaña, definir si van a ceder en sus aspiraciones individuales en función de partido, que también les hace muchísima falta; sino tiempo para que el electorado se distancia de las consecutivas tres victorias del partido en el poder que han teñido el mapa venezolano de rojo casi totalmente.

Las elecciones presidenciales en Venezuela se realizarán en el primer cuatrimestre del año

Pero lo que debería tener claro el equipo de Julio Borges y sus aliados es que los poderes involucrados en la decisión de adelantar los comicios no van a dejarse condicionar por el diálogo en Santo Domingo.

Diálogo para la paz en Venezuela se realiza en República Dominicana.
El diálogo para la paz en Venezuela se realiza en República Dominicana. Foto ¨El Espectador¨

Las elecciones van de acuerdo con el calendario que fije el Consejo Nacional Electoral y antes del 30 de abril, como ya se anunció. La expectativa es cuál va a ser la actitud de la oposición: si participa o no. No hacerlo ya le salió bastante mal cuando la Constituyente, solo que daría herramientas a la oposición externa para arremeter con su discurso antidemocrático contra Caracas.

Porque si bien hemos dicho que a lo interno, el mejor momento lo vive el chavismo frente a partidos de derecha no solo desunidos sino en fuerte querella y con figuras claves inhabilitadas políticamente; la ofensiva mayor viene desde afuera con un Donald Trump que ha evidenciado tener a Venezuela en la mira, y con socios en la región que comienza a cerrar filas.

Santos y Macri han dicho públicamente que no reconocerán el proceso electoral venidero y seguramente se le sumarán todos los que integran el Grupo de Lima. En Europa, España lidera los embates contra Maduro.

Sigue entonces este proceso en círculos de reuniones de diálogo al margen de los medios, bastante discreción ante los micrófonos y nuevamente un cierre sin concretar nada, solo dejando un halo de optimismo para justificar un nuevo encuentro.

Y aunque cueste decirlo, la realidad no va a variar demasiado, porque por más rondas de conversaciones que surjan, la voluntad de paz no es pareja en las partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *