Menú

Destapan en Brasil nexos de Bolsonaro y senador Marco Rubio

Destapan en Brasil nexos de Bolsonaro y senador Marco Rubio

En marzo de este año, tuvo lugar en la Florida una discreta y larga reunión entre dos políticos; cuatro horas duró la conversación, y según contó la fuente a la prensa, uno de los dos interlocutores pidió que no trascendieran fotos ni comentarios públicos.

Uno de estos políticos era Jair Bolsonaro, el candidato brasileño que hoy debe llevarse la presidencia de Brasil, y el otro era nada más y nada menos que el senador republicano de origen cubano, Marco Rubio; por cierto, una vez más el nombre de este legislador estadounidense aparece relacionado con las peores causas de la derecha latinoamericana, eso demuestra que quiere tejer lazos fuera de Estados Unidos, demuestra que quiere hacerse notar, y si quiere hacerse notar, se demuestra entonces que tiene ambiciones de no dejar su carrera política entre las paredes del Capitolio.
Pero volvamos al asunto ¿De qué se habló según este artículo que nadie ha desmentido? Armamentismo, Venezuela y esa enfermiza necesidad de derrocar a Nicolás Maduro, e intereses de determinados grupos sionistas en Estados Unidos. El encuentro no se quedó ahí, miembros del equipo de Bolsonaro viajaron con frecuencia a las oficinas de Rubio. Hay dos elementos interesantes; primero, es sabido que Marco Rubio ha recibido mucho dinero de la Asociación Nacional del Rifle, y casualmente, fíjense bien, una de las propuestas de Bolsonaro es liberar la tenencia de armas en Brasil. ¿No es sospechoso? ¿Quién duda que esos empresarios de las armas que le sueltan dinero a Rubio, no sean los mayores beneficiados de esa medida? Me pregunto ¿El dinero habrá fluido también hacia Brasil? Y segundo, uno de los contactos fue con Steve Banon, el jefe de campaña de Trump, un hombre que aparentemente ha aprendido a cómo sacar políticos extremistas del ostracismo, aparentemente sin posibilidades, y llevarlos a la presidencia.
Bolsonaro con Marco Rubio y con Steve Bannon, hasta ahora los nombres que sabemos ¿Qué nos muestra esto? La mejor forma de prever los movimientos de un candidato que quiere llegar al poder no es a través de sus promesas, sino a partir de sus fuentes de financiamiento. El fenómeno de Bolsonaro no solo tendrá una incidencia al interior de Brasil, también se proyectará hacia toda América Latina reproduciendo los intereses de los Estados Unidos; desde Washington saben que Brasil es un país clave en la región: grande como un continente, extremadamente rico en recursos naturales, ojo, un dato peligroso: con miles de kilómetros de frontera con Venezuela, y Bolsonario el hombre que reúne las características para asumir a corto y mediano plazo el liderazgo de esa ola conservadora que está en crisis, porque Temer ha resultado un mal experimento y Macri está empantanado en una crisis económica que fácil puede costarle caro.
Es previsible que la izquierda latinoamericana, los movimientos y gobiernos progresistas en la región, tengan que prepararse para uno de los periodos más duros desde el fin de las dictaduras militares. Para la izquierda brasileña, especialmente duros no solamente porque tendrá en frente a una derecha oxigenada, disfrazada para aparentarse renovada, sino también porque en medio de la lucha contra ese contrincante, tendrá que renovarse, en algunos casos reconstruir los lazos perdidos con las bases, y tender puentes entre los diferentes grupos. Es triste y duro reconocerlo, pero cuando analizamos el de Bolsonaro, todas las partes tienen una cuota de responsabilidad, incluida la izquierda, incluida las víctimas.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *