Desinclor: producto cubano para la desinfección microbiana del agua

Por Diana Rosa Schashter y María Camila Maury Vázquez

El 80 porciento de las enfermedades están relacionadas con la calidad del agua, según advierte la Organización Mundial de la Salud.Ante esta realidad, los especialistas del Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (CIDEM) han obtenido un nuevo producto a base de cloro para el tratamiento del agua.

El Desinclor, primera tableta efervescente y antimicrobiana para la desinfección del agua a base de cloro, producida en Cuba, se comenzó a fabricar a partir de enero del 2016 en su fase de prueba, por el Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (CIDEM), radicado en la avenida 26 del capitalino municipio Plaza de la Revolución, con el objetivo inicial de abastecer las entidades adscritas al Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

“Este medicamento inhibe el crecimiento y multiplicación de bacterias, hongos, levaduras y virus. Es capaz de prevenir  enfermedades como el cólera y las hepatitis virales. Entre sus aplicaciones se encuentra la desinfección de alimentos, superficies, equipos tecnológicos, utensilios e instrumental,” explicó la doctora Regla Cañas Pérez, especialista en segundo grado de Higiene y Epidemiología del MINSAP.

Las píldoras  pasaron las pruebas de toxicología realizadas por la Planta de Productos Clorados Sólidos, pertinentes para asegurar  que las tabletas no causen ningún perjuicio a la salud humana; en especial, las embarazadas, pueden consumirlas durante el período de gestación.

El Expediente Técnico del Desinclor plantea que las tabletas presentan variedad en sus dosis, desde un litro hasta 200, mantienen sus propiedades por más de un año y no alteran las características de olor, sabor y transparencia del agua; además,  poseen mayor calidad respecto a productos similares que circulan en el mundo.

La causa principal por la que se comenzó a producir  este medicamento fue la irregularidad existente en Cuba con el abastecimiento continuo de agua clorada, debido a la incidencia de la sequía en los últimos 10 años. Asimismo, durante la temporada ciclónica nuestro territorio sufre el paso de huracanes que provocan la contaminación de presas y embalses.

El Doctor en Ciencias Alejandro Padrón Yaquis, director general del CIDEM, puntualizó: “Resulta necesario que el país cuente con tabletas de producción nacional para evitar su adquisición externa a mayor costo y con disponibilidad demorada.”

El proyecto comenzó hace tres años por iniciativa de la asociación de jóvenes investigadores del CIDEM, quienes lograron su ubicación como uno de los logros más relevantes de este centro y del grupo de las Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas BioCubaFarma, así como la obtención del Premio Anual de Salud 2015 que otorga el MINSAP.

Padrón Yaquis manifestó que la mayor aspiración con el desarrollo de este producto es satisfacer la demanda nacional. Sin embargo, Cuba espera poder exportar el Desinclor a pueblos que sufran afectaciones por fenómenos atmosféricos o epidemias, como Haití y países del continente africano a los que alcanza nuestra solidaridad.

 

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + cinco =