Desarrolla Cuba cirugía mínimamente invasiva

Ivet tiene 23 años y una malformación arteriovenosa que le impide ser médica. Solo algo así de imponente podría arrebatarle su sueño de pequeña, cuando jugaba a inyectar a las muñecas en su natal San Antonio del Sur, en la oriental provincia de Guantánamo.

Cada vez las crisis se hicieron más frecuentes y aunque era doloroso dejar la carrera ya en segundo año, no había otra alternativa que dejarse ayudar por los médicos que sus padres adorables insistían en buscar. Hoy Ivet sonríe desde su cama cuidadosamente tendida en la Sala de ICTUS del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, adonde llegó en 2014 remitida desde la provincia de Santiago de Cuba.

Aquí ha regresado una y otra vez y ha permanecido durante meses para que el joven y brillante neurólogo, el doctor Juan Carlos Llibre, le practique una Se trata de uno de los procederes que pueden realizarse a través del Angiógrafo, una tecnología de primer mundo que se usa para intervenir de la forma menos invasiva posible, afecciones neurológicas tan graves como aneurismas cerebrales, fístulas durales, o estenosis intra y extra cerebrales.

En Cuba actualmente se desarrollan y extienden los conocimientos acerca de esta técnica que además, permite el abordaje de mayor cantidad de pacientes que por métodos convencionales. El Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, fundado en La Habana hace cincuenta y seis años, ha duplicado en el último trienio el número de intervenciones quirúrgicas por mínimo acceso.

Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía
Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía

Según le declara a CubaTV el Director de la institución, el Doctor Michel Esteban, aquí llegan casos de todo el país, remitidos a veces en las más difíciles condiciones. También existe una sala dedicada al Turismo de Salud, en la que se atienden pacientes con trastornos neurológicos de cualquier latitud del mundo.

Hoy el recinto, en calidad de rector de la Neurología y Neurocirugía en el país, desarrolla unos treinta proyectos de investigación en áreas afines. El Presidente de su Consejo Científico, el Doctor Yoel Gutiérrez, refiere que cada vez se instalan más equipos de alta precisión para el diagnóstico y control en estas especialidades.

Y eso -acota el profesor- incentiva el despliegue de mayores capacidades humanas y tecnológicas en función del estudio del cerebro. Por eso a Ivet se le humedecen los ojos cuando habla de estar aquí. Dice que a este Instituto le debe la vida. Su tratamiento, -me cuenta ella- puede terminar algún día y quizás hasta pudiera retomar la carrera de Medicina, que la malformación arteriovenosa que el Doctor Llibre le trata, le impidió seguir en ambos casos cabe las fotos del instituto nacional de neurologia y neurocirugia.

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =