De cara al 21-D: Escenario político en Cataluña

Como  un partido  en   el  Camp Nou o  en el Bernabéu,  así  se presenta  el escenario electoral  catalán  de cara al   21  de   diciembre.  No importa si eres  merengue,  culé u observas  desde afuera.  Esperas, hasta  el pitazo final, el desenlace de un choque intenso, donde   no falta  ningún ingrediente   para dejar  al público con la sensación   de que aún no lo ha visto  todo.  Y efectivamente, siempre queda más.

Cataluña es   el terreno   donde la derecha española   distribuye posiciones   y,    todo indica,    va ganando    el juego   preelectoral  para  las autonómicas   de diciembre. Animado por   la subida en   los sondeos   y   aprovechando    las emociones exaltadas,  el partido Ciudadanos    de   Albert Rivera     opta     por     un lenguaje    agresivo  contra   la cuestión soberanista. Últimamente, ha intentado   capitalizar una recuperación    del    nacionalismo español,  en    su versión    más explícita.

Esta semana  llegó bastante lejos  cuando  propuso  al  Congreso  la creación de  una agencia    que, según Rivera,   evitaría    la existencia    de  libros    de     texto    donde    se afirme    que     Cataluña   es     un  Estado. Oportunismo político  o  ley  mordaza,   se  ha recibido  de muchas formas.

Lo cierto   es    que    parece    funcionarle     a     Ciudadanos,  que   ahora emprende    toda     su maquinaria     para ganarse     el favor     de     un segmento     nada    despreciable     del    electorado     de derecha,     que    lo   piensa    dos  veces     antes    de  darle  su voto  al     Partido Popular, desgastado  por   la gestión    de     la crisis  y  los casos  de   corrupción.

¿Cómo quedan   los socialistas españoles?   Pues     han hecho   sus cálculos      y       se  sumaron      al coro    de     los detractores    del    soberanismo  catalán,    lo que     deja,   casi     en   solitario,    a   Unidos Podemos    de  Pablo Iglesias,    la única   formación  de   ámbito nacional    que     ha dicho  NO   a    la aplicación    del     artículo Ciento cincuenta y cinco.

Tras    el fracaso    del     ex presidente    Carles Puigdemont     en la configuración    de       una    lista   unitaria  del    independentismo,   la coalición    Juntos por Cataluña,    Esquerra Republicana  y  la Candidatura   de    Unidad Popular   (CUP)     acercan      programas electorales     para visualizar     un mínimo     de     acuerdo      que    se antoja     cada vez    más      improbable,   teniendo  en cuenta     que     lo  sabotea    la pugna     por   la hegemonía    dentro    del   espacio político independentista,   sobre todo  cuando     está     en juego     la presidencia     de     la Generalitat.

   De todos modos,    la solicitud     de    excarcelación  del     ex vicepresidente, Oriol Junqueras, asegurando    el acatamiento     de    lo que     antes    desconoció,     para poder   participar    en libertad     en    los mismos comicios impuestos por Madrid,     hace preguntarse     cuán   en serio     van      los líderes soberanistas. Ahora,  todo    es    ajetreo electoral   en    esa región   (bastante lejos     de    la efervescencia    de   días anteriores)      y    las Diecisiete   formaciones    que      concurrirán     a    comicios     preparan    sus    agendas.  Sea    cual   sea      el resultado   del    día Veintiuno,    el bipartidismo   español     vuelve     a   anotarse   el gol.  La España  nacionalista,   recelosa    del    cambio,      remonta.

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − uno =