Menú

Cuentapropismo en Cuba: cuentas claras evitan ilegalidades

Cuentapropismo en Cuba: cuentas claras evitan ilegalidades

Dudas, temores y hasta interpretaciones alarmistas ha generado entre los trabajadores del sector no estatal, la obligatoriedad de abrir y operar cuentas fiscales para 6 de las 123 actividades del cuentapropismo en Cuba.

Una nueva disposición que se aplicará gradualmente en todas las modalidades, pero que en una primera etapa recayó en esas labores que generan ingresos superiores a la media dentro del sector por cuenta propia, entiéndase, los dedicados a la gastronomía, el arrendamiento, la construcción y el transporte, con sus especificidades.

Un recorrido por varias sucursales del Banco Metropolitano recientemente nos demostró que sí, que el temor existe y tiene su origen en que es un mecanismo de control vinculado a la contabilización de las actividades tanto de los ingresos como de los gastos, un ámbito nuevo de intercambio que, según las autoridades de finanzas y precios, busca hacer más confiable y transparente cada una de las operaciones.

Porque sin duda alguna el fisco tendrá ahora una idea bastante real de cuánto dinero usted gana en su negocio y cuánto necesita para sostenerlo.

Números que ayudarán también a descargarnos un poquito de violaciones e ilegalidades y de subdeclaraciones, y de no declaraciones.

Si usted no tiene nada que esconder, cumple con sus obligaciones tributarias, constituye un respaldo legal, alertan los expertos, una garantía para sus relaciones con entidades estatales o el sector presupuestado, o futuras transacciones bancarias, pagos de tributos y otras acciones.

Pero me detengo en algunas de las preocupaciones de los trabajadores: ¿estarán los servicios bancarios listos para todas las operaciones? ¿estará conectado el banco realmente con la red de tiendas sin que surjan imprevistos (se cayó el sistema de red, no hay luz eléctrica, está roto el post, hay un solo post funcionando). ¿Podrán los cajeros disponer de todo el efectivo que demande el trabajador a cualquier hora y en cualquier lugar?

Es cierto que en el mundo moderno es una práctica extendida no pagar en efectivo. El desarrollo de la electrónica, la informática y las comunicaciones, respalda el uso de tarjetas para la realización de compras y pagos de todo tipo.

Por el momento, esperemos por este primer paso hacia ese camino y valoremos sus resultados en la práctica, lejos de cualquier conjetura.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *