Menú

Cuba: un destino para la inversión extranjera

Cuba: un destino para la inversión extranjera

Un amigo me sugería, a partir de una experiencia personal, que profundizara en las problemáticas que hoy marcan la inversión extranjera en el país.

Buen momento cuando está a las puertas la feria internacional de la habana. Esta política constituye una necesidad no solo para el crecimiento económico cubano sino para su desarrollo.

La ley se aprobó en 2014 y condicionó el camino para los cambios a favor de la inserción de la inversión extranjera, definida en los lineamientos como una fuente para el desarrollo.

El pasado año, según datos oficiales, Cuba atrajo capital foráneo por un valor que superó los dos mil millones de dólares cifra que se traduce en negocios ya establecidos. Cada año se actualiza la cartera de oportunidades a partir de un serio trabajo para potenciar los sectores estratégicos con proyectos en todo el país.

No obstante, hasta hoy, los avances en este campo son discretos y no alcanzan los niveles que necesita la economía. Ciertamente el bloqueo económico existe y la dualidad monetaria y cambiaria suma otro elemento negativo.

Sin embargo, la dirección del partido llama a dinamizar la actividad, a despojarnos de falsos temores, el Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez recalcaba recientemente que hay que ser audaces y creativos en la manera de enfocar la inversión extranjera.

Algunos elementos obstaculizan la marcha de esta política. Persisten dilaciones innecesarias en los procesos negociadores. Ejemplos hay en varios sectores de demoras en la aprobación de los negocios y en la concreción de los proyectos.

Justo en agosto se aprobaron normas complementarias a la ley 118 para agilizar los mecanismos de presentación al MINCEX de los negocios con capital extranjero. Pero estas normas por si solas no constituyen una varita mágica para atraer las soluciones.

La preparación de los encargados de llevar adelante estos procesos, es prioridad. Insertarnos, desde nuestras potencialidades, con nuestra compleja realidad, en un mundo tan competitivo,exige conocimiento, agilidad y dinamismo.

Y esta capacitación no involucra solo a los ejecutores de los llamados grupos negociadores, cada directivo, cada empresario debe tener la preparación adecuada, o sea, se trata de saber identificar sus posibilidades, chequear los cronogramas y trabajar en la atracción del capital foráneo.

De ahí también depende desterrar burocratismos, desenmarañar trámites, conseguir que fluyan elementos que son importantes para generar los encadenamientos productivos que debe propiciar también la inversión extranjera. Pasar de la teoría a la acción y con resultados, no espera.

La Feria Internacional de La Habana (FIHAV) 2018 será un escenario para continuar abriendo caminos a esta política cuyo crecimiento, reitero, es impostergable para la estrategia de desarrollo cubano.

1 comentario

  1. José Luis Amador

    Cra. Roxana Thompson:

    Como ya usted sabe, acerca del pasado comentario nombrado “Rápida Mirada a Conceptos Esenciales …”, del 5 de octubre del 2018, y de su comentario “¿Refleja el proyecto de Carta Magna el despegue que precisa la economía cubana?” de la misma fecha, hubimos de enviarle un comentario relacionado con el problema del Mantenimiento Preventivo Planificado en todo el país (en el que le aclaraba que no estaba hablando de las acciones correctivas de las miles de roturas diarias mecánico-eléctricas y civiles y que no estaba hablando de las costosas reparaciones capitales que hay que hacer cuando ya no sirve nada). En ese comentario planteaba que era de criterio que es bueno hacer notar que el cincuentenario problema de nuestra ineficiencia, tiene mucho que ver (estoy seguro) con la no aplicación en el país de una forma sistemática y planificada del ya nombrado Mantenimiento Preventivo Planificado mecánico-eléctrico-civil y del súper-necesario ahorro de recursos con ideas de profesionales (ingenieros con experiencia). Reitero que puedo decirles que llevo unos 40 años abogando por la implementación del Mantenimiento Preventivo mecánico – eléctrico – civil, como ingeniero eléctrico que soy, y unos 12 años luchando infructuosamente de que se ahorre energía, agua, combustible y otros recursos en el INRH, siempre tratando de ayudar al país. Le reitero y puedo decirles, que solamente por recursos energéticos se pierden en el país no menos de 93 millones de dólares al año solamente en un solo organismo, de acuerdo con estudios matemáticos y de mucha investigación en una sola moneda que he estado haciendo desde el 2006. Decía en ese mismo comentario que parece que como soy yo solo clamando porque se arreglen los problemas, siempre he recibido oídos sordos y muy poco apoyo en todos las Empresas en que he trabajado y a los Ministerios a los que me dirigido. Siempre he recibido apoyo de los obreros calificados, pero cero apoyo de los jefes. Debemos priorizar muchas cosas en el país, sin embargo, para mi experimentado criterio sufrido en carne propia, esta actividad del MPP debe ser la primera en priorizar. También le hablaba de los departamentos de Mantenimiento que existen en nuestras Universidades cubanas pero veo desde hace mucho tiempo que lamentablemente no inciden mucho en la vida técnica real de los organismos estatales como deben hacerlo (que por supuesto son la mayoría).

    El día viernes 26 de octubre escuchaba su comentario acerca de las inversiones extranjeras en Cuba. Igualmente me preocupa lo anterior, que me parece que no se van a organizar por los ministerios correspondientes cubanos la necesidad del Mantenimiento Preventivo Planificado. Roxana las cosas no se pueden resolver con los innovadores solamente. Primero hay que aplicar lo establecido en el mundo hace más de cien años atrás, cosas que solamente se aprenden en los libros de la Universidad por los estudiantes de ingeniería en las carreras de Mecánica, Electricidad (y otras) y que no son teóricas, sino prácticas. Esto de teóricas es como ya lamentable y comúnmente en Cuba se le dice a estos conocimientos universitarios, que se aprenden en las aulas después del segundo o tercer año de la carrera.

    Le decía anteriormente en el comentario anterior que desde que empezaron los aportes a la Constitución, llevo emitiendo criterios acerca de que debe haber modificaciones en los artículos en la Constitución, procurando también que se refieran al cuidado de los medios de producción estatales y no estatales del país (como en los artículos 13, 17, 86, 91, 92, 132, 139, 157, 186 y 194), y sugería además (y reitero que esto debe ser con apuro) que se hagan y se apliquen normas actualizadas y con los pies en la tierra cubana para la implementación del ahorro de recursos de todo tipo (energía, agua, combustibles, etc.) y leyes rígidas bien controladas que le pongan fin al deterioro sistemático de los medios de producción de nuestras empresas estatales socialistas y que para ello se usen correcta y finalmente a los ingenieros y técnicos revolucionarios y obreros calificados necesarios para implementar esto sin demora.

    Finalizaba el comentario anterior diciendo que me entristece ver la cantidad de nuevas inversiones casi a diario que se hacen en nuestro país donde no hay ninguna cultura del Mantenimiento verdadero en nuestros tradicionales “cuadros” y sí mucho rechazo a los pocos profesionales revolucionarios cubanos en las Universidades y en algunas posibles empresas que se empeñan en que se haga. Pienso que las obsoletas escuelas de cuadros deben reaccionar ante esta realidad que tanto ha dañado a nuestro país y por tanto tiempo. Ahora recién conversó usted sobre la inversión extranjera y reitero enfáticamente acerca de la implementación del Mantenimiento Preventivo Planificado para todas los medios de producción estatales (y no estatales) de forma inmediata. Pienso que hace falta audacia, pero también falta conocimiento y aplicar lo establecido aparejado a la exigencia que sólo el conocimiento genera.

    Reitero que hay que ver en Internet la literatura actual que existe hablando a favor de la “necesidad del Mantenimiento” donde se demostraba en cada artículo, con análisis económicos, que es muy rentable hacerlo. Además nuestra histórica ineficiencia también lo demuestra, pues no se ha implementado de manera sistemática y priorizada por la mayoría de los organismos estatales cubanos durante este largo período de tiempo en que sólo se habla de que hemos sido y somos ineficientes (y seguiremos eternamente si no se aplica, por muchos inventos que se hagan).

    Le repito mis coordenadas:

    MsC. Ing. José Luis Amador Vilariño,
    Dirección: San José No. 741, Camagüey
    E-mail: jlamador48@nauta.cu
    Teléfono: 032-297339.

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *