Menú

Continuidad de la Revolución Cubana: responsabilidad de las nuevas generaciones

Continuidad de la Revolución Cubana: responsabilidad de las nuevas generaciones

Continuidad, es la palabra, es la idea de lo que en lo adelante, no sin pocos esfuerzos, marcará el camino de nuestro país, 605 diputados asumirán un nuevo mandato para los próximos cinco años, será elegida la Presidencia y vicepresidencia de la Asamblea Nacional, el Consejo de Estado de la República de Cuba y su nueva dirección.

A tan altas responsabilidades se suman nuevas generaciones en un país que representa, aun con sus desafíos, un referente de justicia social para el mundo, de solidaridad, de resistencia frente a las agresiones imperiales.

Por estos días, cuando leemos la avalancha de artículos de prensa, en redes sociales, los comentarios y opiniones de la gente, previendo el futuro de Cuba, a partir de ahora, nos viene a la mente una y otra vez la frase dicha por Fidel Castro Ruz el 8 de enero de 1959, en su discurso al llegar a La Habana con su triunfante tropa de barbudos revolucionarios.

No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil.

Un camino que seguirá siendo el iniciado por los padres fundadores de la nación cubana, con el ideal de una patria libre y soberana. Y en ese trayecto de 150 años de lucha han cambiado las épocas, sus líderes, pero se ha mantenido la esencia del proyecto revolucionario cubano, que tanta sangre y sacrificio se ha derramado en ese empeño.

Para los millones de hombres y mujeres que echan para adelante cada día nuestro país, con carencias económicas, pero también con sueños y realizaciones, no cabría hablar de una partida de la generación histórica, sino de años por venir. Años en los cuales ellos nos seguirán guiando en la batalla diaria por salvar la patria y el socialismo. Por eso, más que todo tenemos la misión de defender la unidad para seguir su ejemplo.

Cuba está llamada a realizar transformaciones, y las está haciendo. No para abandonar la marcha emancipadora con que ganó la admiración y la solidaridad de los pueblos, sino para reforzarla ante los nuevos retos y amenazas. En ese sentido destacan las medidas que se implementan para actualizar su modelo económico y social de desarrollo.

Continuidad es perfeccionar lo hecho hasta ahora sin renunciar a lo que debe conservarse, nuestras conquistas. Y en ese punto, los que habitamos en esta isla tenemos mucho que salvar. De valores, de cultura, de trabajo, de conciencia.

Ahí están las enseñanzas de Fidel Castro y su Concepto de Revolución, a las que habrá que acudir una y otra vez. Cuando en noviembre de 2005 aseguró que nosotros mismos podríamos provocar, lo que no le ha sido ni ha de serle posible al imperialismo conseguir, aplastar a la Revolución y dominar a Cuba, se refería claramente a las deficiencias internas que tanto daño le hacen a una sociedad como la nuestra.

Fidel Castro Ruz. Foto: Internet

Fidel Castro Ruz. Foto: Internet

Malos hábitos, que lamentablemente persisten en muchos lugares con el irrespeto a la propiedad social, la ineficiencia económica, la indisciplina, la burocracia y otros males contrarios a la realización del país.

Un tema que en reiteradas ocasiones ha alertado Raúl Castro Ruz en sus intervenciones ante la Asamblea Nacional. En julio de 2013 aludía a la necesidad de establecer un clima permanente de oden, disciplina y exigencia  en la sociedad cubana, como premisa imprescindible para consolidar el avance de la actualización del modelo económico.

Mañana quedará constituida una Asamblea, también distinguida por la presencia mayoritaria de mujeres, la mayor de la historia con un 53,2 por ciento, otra batalla ganada de Mariana, de Celia, de Haydee, de Vilma.

Culminará el proceso de elecciones generales en Cuba con la unidad, especialmente de los más jóvenes, en torno al Partido de la vanguardia.

Aquellos que hoy se amilanan, se cansan, se dejan confundir, o aquellos que conscientemente arremeten contra la Cuba Revolucionaria, deben saber una vez más que aquí hay un pueblo dispuesto a continuar el ejemplo de Fidel y de Raúl, convencidos de que haciendo cada cual su parte del deber nada podrá vencernos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *