Cierra en EE.UU. gran celebración de la cultura cubana

Con la última presentación del Ballet Nacional de Cuba (BNC) concluye hoy en la capital estadounidense un gran festival dedicado a la nación caribeña que combinó música, danza, plástica, diseño, teatro y cine.
El clásico Giselle, una de las obras más demandadas dentro del repertorio de la compañía, será un cierre de lujo para Artes de Cuba: de la isla al mundo, el evento inaugurado el pasado 8 de mayo en el Centro Kennedy de Washington DC, donde se reunieron unos 400 artistas radicados en la isla y fuera de ella.
Los bailarines Viengsay Valdés y Dani Hernández encarnarán esta tarde los papeles protagónicos de la pieza cumbre del Romanticismo, la cual ya tuvo cuatro funciones desde el pasado jueves con otras figuras de la compañía como Grettel Morejón, Sadaise Arecibia, Patricio Revé, Raúl Abreu y Rafael Quenedit.
Además de desempeñar los roles principales en esta última jornada, Valdés y Hernández interpretaron los personajes centrales el martes último, cuando el BNC comenzó sus presentaciones en el evento dedicado al país caribeño con la obra Don Quijote, que también tuvo una entrega el miércoles.
La Casa de la Ã’pera de la institución cultural es el espacio que ha acogido cada una de estas puestas en escena, las cuales tuvieron el incentivo especial para los presentes de contar con la presencia de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, directora del BNC y una de las figuras más encumbradas de la danza a nivel mundial.
Junto a esta compañía, que en sus diferentes funciones se ha ganado grandes vítores del público capitalino, Artes de Cuba contó en jornadas anteriores con la presencia de otros dos grupos de danza: Malpaso, con su estilo contemporáneo; e Irene Rodríguez, centrada en el baile flamenco.


Asimismo, tuvo gran presencia la música, con propuestas que abarcaron desde obras clásicas hasta el jazz y la popular bailable, de la mano del Lyceum Mozartiano de La Habana, Yissy y Bandancha, la agrupación Los Van Van, la Familia López-Nussa y la Orquesta Miguel Faílde, entre otros.


Mucho impacto alcanzaron también las artes plásticas, con exhibiciones de algunos de los más prominentes creadores de la isla, entre ellos Manuel Mendive, Roberto Fabelo y Roberto Diago; y talentosas figuras que residen en territorio norteamericano, como José Parlá y Emilio Pérez.


El grupo El Público, con Las amargas lágrimas de Petra Von Kant, y Argos Teatro, que propuso la obra 10 millones, fueron los exponentes de esa rama de las artes escénicas en la cita, que según los organizadores, más que un festival, constituyó una celebración de la cultura cubana.
Una muestra con motivo del aniversario 40 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, el desfile del proyecto Arte y Moda, y una exhibición de carteles, también se incluyeron en el medio centenar de actividades del acontecimiento.
Tomado de PL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *