Menú

China responde a la guerra comercial que desató EE.UU.

China responde a la guerra comercial que desató EE.UU.

China presentó este lunes un nuevo recurso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) como parte de su respuesta al incremento arancelario del 10 por ciento y 200 mil millones de dólares anunciado por Estados Unidos sobre sus importaciones.

Hua Chunying, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores, confirmó a periodistas que aparte de la acción legal, su gobierno rechaza las acusaciones de Washington sobre comercio desleal.

China también prepara la puesta en vigor de contramedidas en defensa de sus intereses, pero además está lista para trabajar junto a la comunidad internacional por la salvaguarda de las normas del mercado.

Hua criticó las pretensiones de Estados Unidos de querer trastocar el orden internacional y poner reglas en beneficio propio por ser la primera potencia del planeta. Aseguró que el comercio bilateral creció 230 veces en los últimos 40 años en concordancia con las leyes de la OMC y saldo de ganancia mutua, según Juventud Rebelde.

También hizo referencia a que China se convirtió en el socio principal de más de 100 países, con un rápido crecimiento en las exportaciones y las inversiones extranjeras, lo cual evidencia la confianza que le tienen las empresas internacionales.

Estamos en una era donde los países son interdependientes, por tanto el proteccionismo no funciona y el unilateralismo solo daña a otros, acotó.

El pasado día 6 Estados Unidos desató una guerra comercial contra China al poner en vigencia aranceles adicionales del 25 por ciento por 34 mil millones de dólares sobre importaciones del gigante asiático que contienen tecnología de importancia industrial.

Beijing reaccionó de forma automática con un incremento de igual magnitud y valor sobre 545 artículos norteamericanos, incluidos alimentos agrícolas y vehículos.

Aparte puso en marcha medidas dirigidas a minimizar el impacto económico, proteger el sector empresarial de la ofensiva proteccionista, incrementar las compras de productos desde otras regiones, ampliar la inversión extranjera y mejorar el entorno para los negocios.

La actual confrontación entre la primera y segunda potencia del mundo es impredecible, Beijing la calificó como la peor en la historia económica y una violación de las normas de la OMC que solo desplomará la cadena industrial y de valor global.

También advirtió sobre la incidencia negativa en la recuperación económica mundial, la agitación en el mercado global y perjuicios a múltiples multinacionales y el consumidor final, quien se llevará la carga más pesada en su bolsillo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *