Menú

Central Hidroeléctrica Guaso, 101 años en funcionamiento

Central Hidroeléctrica Guaso, 101 años en funcionamiento

En 1917, Guantánamo se ubicó entre los primeros territorios del país en aprovechar la energía hidráulica, una de las fuentes renovables más empleadas del planeta. Ello fue posible tras la puesta en marcha de la Pequeña Central Hidroeléctrica Guaso que hasta hoy se mantiene en funcionamiento.

Las ventajas de la hidroenergía

Hoy  comienza en Guantánamo el Taller Nacional sobre Sostenibilidad Energética, que sesionará hasta el sábado 27 y en el que se profundizará en las ventajas de la hidroenergía, una de las fuentes renovables más empleada y controvertida del planeta.

Guantánamo es  escenario propicio para el debate, por contar con la pequeña central hidroeléctrica del Guaso (PCHE), erigida en 1917 y presumiblemente la decana del país, dijo MSc. Ing. Gustavo Fernández Salva, coordinador del foro  auspiciado por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC) en la provincia.

Ingeniero mecánico de profesión,  el entrevistado  explica que la función de las instalaciones de esa índole es utilizar la energía potencial del agua almacenada y convertirla primero en mecánica y luego en eléctrica, “lo cual logra sin recurrir a combustibles fósiles, los grandes contaminadores del ambiente y uno de los responsables del calentamiento global”.

Emplean solamente el agua: una forma renovable de energía (FRE) constantemente repuesta de manera gratuita por la naturaleza, y no contaminan ni el aire ni el agua, afirmó el también Máster en Energía y Presidente en el territorio de la Sociedad de Ingenieros Mecánicos e Industriales (SIMEI), una de las cinco que conforman la UNAICC.

Subraya que las pequeñas centrales hidroenergéticas pueden aportar, además de electricidad, agua para el riego y el consumo humano, protección contra inundaciones, ornamentación del terreno, e incluso emplearse con fines turísticos.

Los costos de mantenimiento y explotación son bajos y las obras de ingeniería necesaria para aprovechar el desnivel de los pequeños y medianos saltos de agua duran considerablemente, añadió.

Precisó que la turbina hidráulica es una máquina sencilla, eficiente y segura, capaz de ponerse en marcha y detenerse con rapidez,  por lo que el costo de su mantenimiento es reducido.

Preguntado sobre la opinión generalizada de  que las pequeñas centrales hidroléctricas constituye una fuente renovable, pero no sustentable, porque afectan al medio ambiente, respondió que los detractores de las PCHE  las confunden a veces con la grandes centrales hidroeléctricas.

Estas sí perjudican el entorno, por los grandes movimientos de tierra y tala de árboles que exigen,  razón por la cual en Cuba se desistió de crear el Complejo Hidroenergético Toa-Duaba, en la pasada década de los 80, refutó. Esa realidad la comprobarán, señaló como colofón,  la visita de los delegados de varias provincias a la “hidro” del Guaso,  algunos de los cuales expondrán sus ponencias, a pie de obra, en la PCHE de más largo funcionamiento en Cuba, y una de las siete maravillas de la ingeniería civil en esta oriental región.

(Con información de la UNAICC)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *