Menú

Netanyahu bajo la lupa de la justicia israelí

Netanyahu bajo la lupa de la justicia israelí

Al menos cuatro casos de corrupción y tráfico de influencias; al doblar de la esquina hay un juicio ya anunciado por el Fiscal General tocándole a la puerta, la esposa también afronta cargos por fraude y abuso de confianza, si le pregunto quién podría estar enfrentando esta situación, sería difícil de adivinar porque es un fenómeno totalmente de moda en la elite política mundial.

Benjamín Netanyahu acosado por la justicia israelí

Pero de lo que sí estoy segura es que primero se piensa en un mandatario latinoamericano que en otro de cualquier otra región, porque éstos caen en desgracia y se les acribilla mediáticamente, incluso aunque haya que fabricar el proceso, mientras que al resto se les trata con mano de ángel. Y de quien voy a hablar es del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.
Sucede que este señor, señalado de corrupto hace ya un buen tiempo, de hecho, lo culpan de liderar uno de los gobiernos más putrefactos de los últimos tiempos en la nación sionista, tiene demasiada arrogancia, poder y padrinos como para sentirse vulnerable ante esta situación. Cualquier otro ya se hubiese visto obligado a renunciar, presionado por el estado de derecho.

Netanyahu convoca a elecciones anticipadas

Pero precisamente Netanyahu pretende pasar por encima de la democracia y su jugada maestra ha sido disolver el parlamento y convocar a elecciones anticipadas. ¿Para qué? Pues para hacerse con apoyo total en el ente legislativo, ya tiene mayoría pero ínfima, que impida que algún partido pueda asomar la idea de sacarlo de en medio, y seguir siendo el líder ejecutivo, al saberse sin contrincante fuerte en este minuto.
También como castigo a la Knesset, como se nombra el Congreso israelí, que no aprobó una legislación de interés para el premier sobre el reclutamiento para el servicio militar de jóvenes judíos ultraortodoxos.
Pero volviendo al tema electoral, para que tenga una idea de la poca rivalidad que enfrenta el premier de cara a la cita en las urnas del próximo 9 de abril, el partido más cercano, con el líder más aupado para hacerle frente a Netanyahu, aun no se acaba de conformar oficialmente, se trata de la fuerza política que prevé crear el exjefe del ejército Benny Gantz. Vuelve a hacer de la suyas aquí el divisionismo provocado por los egos y las ambiciones de poder.

Divisiones en la oposición a Netanyahu

Gantz quiere presentarse en solitario a pesar de la invitación de varias coaliciones para hacer un frente común, única manera de poner en jaque al oficialista Likud. Sin embargo, el militar insiste en ir por su cuenta.
Así las cosas en la campaña que ya comenzó desde el minuto en punto que se anunciaron los comicios adelantados por 7 meses, cuando Netanyahu sigue más firme que nunca en su alianza con los colonos israelíes que no dan tregua al pueblo palestino, también insiste en desarticular a el movimiento de resistencia Hezbolá y mantiene su reciente Operación «Escudo Norte» para detectar y destruir los túneles de este grupo.
El primer ministro israelí ha quedado un poco perplejo con la decisión de su aliado estadounidense de salirse de la guerra en Siria.

Netanyahu lleva ya casi 10 años en al frente del gobierno

Aun así, la bravura se le pasa pronto, al decir del mismísimo Donald Trump, porque le seguirán lloviendo los dólares, 4 mil 500 millones para ser más precisos, en materia de seguridad, de manera que Teherán pueda arreglárselas por sí solo en el área y contener a Irán, que al fin y al cabo es su principal enemigo y objetivo en el conflicto sirio, baste recordar que ha comparado a los iraníes con los nazis, aunque su propia actuación contra los palestinos lo acerque más a ser él mismo un político neofascista.
Ah! Como dato adicional a este entuerto político, valdría aclarar un detalle, Netanyahu lleva ya casi 10 años en al frente del gobierno, ha sido electo sucesivamente y a ninguno de los críticos occidentales en materia de democracia le ha dado por acusarlo de querer perpetuarse en el poder, mucho menos de dictador, que enseguida salta a relucir cuando un personaje de izquierda aspira a repetir mandato. Una crisis política que no pasa a mayores si se trata de pesos pesados.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *