Menú

Ayudar, sin hacer tanto alarde, es la verdadera humildad

Este viernes hablaré sobre la humildad que no tiene que ver ni con pobreza ni con sumisión, como tampoco tiene que ver con el populismo. Son tiempos en los que los avances tecnológicos hacen a veces confundir valores humanos, una tendencia que se evidencia más cuando se usa internet, muchos lo sé, utilizan las redes sociales, los medios alternativos para trasmitir valores, compartir alegrías, saber de amigos, familias que por años han estado alejados ya sea fuera o dentro del país, otros no, hacen de estas plataformas escalón político, oportunidad para denunciar penurias, tristezas, cadenas de lo que sea. Es triste pero así sucede no en Cuba, en el mundo entero.

El ejemplo más fresco ha sido el tornado que causó daños hace unos días en algunos municipios de La Habana, las redes recogen de todo, mucho ruido para criticar, mucho ruido para promocionar, mucha manipulación, mucha exhibición de lo que se hace por los damnificados. Algo así como en una mano la bolsa de ayuda y en la otra el teléfono para dejar imagen de la caridad y rápido subir a cualquiera de las redes sociales los momentos de ayuda.

A mi juicio cuando se va a hacer algo por los demás el populismo no importa, no es lo mismo que alguien suba una foto de una personalidad de la cultura, el deporte, a que se orqueste todo un show para luego subir a las redes su desinteresada ayuda. Llevaba días leyendo todo lo que se escribe, analizando cada mensaje, pensando cómo decir para que todos pudieran entender y el punto de partida me lo dio el admirado cantante X Alfonso cuando escribió en su perfil de Facebook algo que daba justo en la Diana con lo que quería transmitir, convocaba a funcionarios provinciales para saber dónde podrían repartir todo lo que por días llevaban recogiendo en la conocida Fábrica de Arte y decía además, y cito, por favor ayudemos como un río, cuanto más profundo es, menos ruido hace. Cuanto dicho en tan pocas palabras, ¿verdad?

A eso me refiero, a esa humildad que para nada necesita de una súper foto que muestre lo que uno hace por los demás, de un video que muestre a algún personaje popular repartiendo o hasta veces tirando lo que ofrece a su juicio, de buena voluntad, esa humildad camuflageada de populismo barato.

Son muchos cubanos del Cabo de San Antonio a la Punta de Maisí que nos han escrito a Comentar Cuba para saber de qué forma pueden ayudar, desde una mamá ofreciendo la ropa de su bebé de dos años hasta una abuela, son muchos los que en verdad usan las redes para incentivar a todos a colaborar a brindar lo que sea porque cualquier cosa ayuda y ese es el cubano de ayer, de hoy, de siempre, eso es lo que todos admiran de este pueblo su voluntariedad, su solidaridad, su perseverancia. Como dijo X Alfonso para que se entienda mejor ayudemos, sin hacer tanto alarde, esa es la humildad de la que hablo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *