Menú

Actores…¡a escena! Estados Unidos, la ONU y los derechos humanos

Actores…¡a escena! Estados Unidos, la ONU y los derechos humanos

Recientemente, el gobierno de Estados Unidos puso en escena una obra, presentada como estreno absoluto, cuyos argumentos y actores  tampoco habían tenido éxito en otros momentos en el siglo pasado. Hace pocas semanas  Washington anunció que se retiraría del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, ciudad donde tienen su sede los organismos internacionales de Naciones Unidas. Entre otras argumentaciones porque ese organismo, CDH, aprobó este año cinco resoluciones contra Israel, “más que el número aprobado contra Corea del Norte, Irán y Siria juntos”.

Otro portavoz oficial fue más lejos y afirmó que desde su creación el Consejo adoptó más resoluciones condenando a Israel que al resto del mundo en su conjunto”. Poco después, también divulgaría la  intención de  utilizar en Nueva York la sala del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de las Naciones Unidas para celebrar un evento, en el cual lanzarían una Campaña  contra  Cuba, en la  semana del  16 de octubre de 2018.

Entorno de la obra teatral

Al descorrer las cortinas del teatro queda descubierta la obra cuando se trate de  Estados Unidos. En  política nada es casual  y en el entorno internacional se vislumbra una nueva derrota de Washington y sus más retrógrados elementos en la votación -prevista para el 1ro de noviembre—de la resolución cubana contra el injusto bloqueo de EE.UU. contra Cuba. La Casa Blanca se preocupa porque cada año queda aislada en sus propósitos en la comunidad internacional.

Las  distintas administraciones norteamericanas, desde 1959 han caminado todas por el mismo camino en su hostilidad hacia Cuba. El propio  Palacio de las Naciones Unidas en   Ginebra es testigo de  burdas  manipulaciones, por parte de Washington. De triste recordación fue el nombramiento en 1986  como su embajador ante los organismos de la ONU de  Armando Valladares, (más conocido como el paralítico).

Este personajillo fue miembro de la policía del dictador Batista, autor de varios atentados con bombas incendiarias, introducidas en Cuba desde Miami, detenido y condenado en 1960.El guión de esta obra made in USA,  incluía su aparición como un preso de conciencia, y autor discapacitado de un libro de poesía escrito en prisión, con el título Desde mi silla de ruedas.

Pruebas irrefutables

Precisamente,  en esa época  fue presentado en Ginebra un documental  realizado por la Televisión Cubana con  las imágenes de este actor de pacotilla,  grabadas por las autoridades de la prisión cuando en el baño hacia ejercicios. Con esta historia fue engañado más de un gobierno europeo, que ofrecían su apoyo a Estados Unidos en la CDH.

Desde entonces a la fecha, todos los gobiernos de Washington y sus organismos, sin olvidar la CIA, fueron refugio y apoyo de este terrorista, involucrado hasta el presente en  turbios asuntos políticos de América Latina y sospechosos negocios económicos en Europa en el presente. Quedan aun por el mundo algunos elementos similares  que se prestan también actualmente  para la obra que pretendieron presentar en la ONU, como siempre, con malos actores, peores  directores y los mismos jefes de escena. Por lo tanto, de nuevo el fracaso era previsible.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *