Menú

Abre sus puertas el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana

Abre sus puertas el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana

El estreno en Cuba del largometraje brasileño La película de mi vida, de Selton Mello, marca este viernes la inauguración de la 39 edición Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

La gala inaugural de la cita tendrá lugar en el Teatro Karl Marx, y comenzará con un concierto compartido por la Camerata Romeu y el pianista cubano Alejandro Falcón.

En dicha ceremonia, se le entregará el Coral de Honor a una de las figuras representativas del Cinema Novo Brasileño, Carlos Diegues, quien a su vez es uno de los productores de La película de mi vida, obra basada a su vez en el libro Un padre de cine, del chileno Antonio Skármeta.

Según el director del Festival, Ivan Giroud, este año competirán por el Premio Coral 19 largometrajes de ficción, 18 óperas primas, 23 documentales, 18 cortos y mediometrajes, 16 animados, 20 guiones inéditos y 24 carteles.

Regresa la fiesta del cine a La Habana

Ver para crecer

Para muchos, el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano es como un cumpleaños que viene a recordarnos que otro diciembre cinematográfico nos convoca a una fiesta de la cultura y la inteligencia.

Ritual de intensidades que cumple ahora 39 años, el Festival ha sido testigo de un crecimiento artístico y tecnológico impensable en las ya lejanas primeras ediciones, celebradas con mucha voluntad y deseos de transformación.

Sobran testigos para comparar los sueños fundacionales de aquellos días y las realidades de hoy, cuando filmes latinoamericanos son aplaudidos y premiados internacionalmente y directores, técnicos y artistas que entonces eran niños, o no habían nacido, se alzan triunfantes y reconocidos por su público en esta carrera de relevos e identidades manifiestas, que ha sido el cine de Nuestra América.

Éxitos personales y trabajo continuado dentro de un objetivo común latinoamericano, aún con la tarea de seguir luchando por un espacio equitativo en las pantallas del mundo, dominadas por un cine comercial y reiterativo que impone gustos y administra exhibiciones con una insaciable ambición monetaria.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *